La adolescencia nunca fué fácil. La educación social tampoco.